Estrategias de fijación de precios de marketing

Las estrategias de fijación de precios de marketing están hechas para conseguir el mayor beneficio aplicando un precio justo a tus productos para ti y para tus clientes. Estos varían con el tiempo, la fluctuación del mercado, las distintas épocas y la situación económica de la población. Ya que no se puede mantener un precio final para siempre, se deben ir fijando los precios según estrategias adaptadas al momento, producto o clientela. A continuación te explicamos las bases para tener éxito.

Las bases de las estrategias de fijación de precios de marketing

  • A mayor precio, menor demanda. Es el principio básico de las estrategias de fijación de precios de marketing, ya que cuanto más caro sea algo, menos personas estarán dispuestas o podrán pagar algo. Sin embargo, un precio reducido es más asequible para más personas.
  • Has de conseguir el precio justo o precio equilibrado. Para tener éxito en tus ventas será necesario que encuentres ese precio que es lo suficientemente reducido para que el cliente lo pague, puedas sacarle la máxima rentabilidad y la competencia sea justa. Cuidado con reducir el precio en exceso, ya que también puede generar desconfianza.
  • Utiliza más de una estrategia para no estancarte. Son muchas las variables que tener en cuenta en un precio: oferta, demanda, costes de producción, impuestos… y a pesar de que tengas en mente un precio que los clientes puedan recordar y les pueda llamar la atención, no es posible.
  • Fidelizar clientes siempre es la mejor opción. Conseguir que un cliente vuelva a adquirir nuestros productos es como hacer uso de una energía renovable. Incluso mejor, porque mediante el boca a boca, esa persona además hará un tipo de marketing que no tiene precio.

3 Estrategias de fijación de precios de marketing que funcionan:

Para entender mejor cada tipo de estrategia, acompañaremos la explicación con un ejemplo que lo deja claro, ya que todos somos consumidores y nos han afectado tanto para bien como para mal.

Fijación de precios en relación con los de la competencia

Una de las bases del marketing es la de analizar a la competencia para superarle. En caso de los precios, lo ideal puede ser lo contrario. Hay tres formas de fijar los precios tras conocer cuál es el precio que pone la competencia a los productos:

  • Ofrecer un precio inferior. Es llamativo para los clientes y se puede conseguir así una gran cantidad de ellos, no solo nuevos sino fidelizándolos con nuestra empresa y consiguiendo que dejen atrás a la competencia.
  • Ofrecer un precio superior. En este caso se deberá hacer hincapié en los beneficios extra y diferenciadores que existen entre los productos de diferentes empresas. El cliente debe saber que está pagando más pero lo vale.
  • Precio medio. Un precio medio sería similar o igual al del resto de marcas de nuestro nicho de mercado. Igualar deja en manos del cliente la decisión de comprar de nuestra marca o la competencia. Es una buena opción si creemos que así se consigue la máxima rentabilidad porque ofrecer un precio inferior supondría pérdidas. La estrategia de marketing tendría que ser más fuerte de otras formas.

Es una de las estrategias de fijación de precios de marketing más puestas en marcha debido a que los nichos de mercado tienen un número determinado de compradores a repartir entre todas las empresas.

Precios fijados por neuromarketing

Es una de las estrategias más antiguas, pero sigue funcionando y por eso se sigue utilizando. Existen dos formas de aplicarla:

  • Precios altos para que el cliente potencial asuma que la calidad es buena por ello. Las marcas de ropa más famosas lo implementan con éxito, ya que la calidad entre las de media gama y ellas con respecto a producto es muy reducida. Lo único que se incrementa es el precio por llevar esa marca específica y por ello tienen unos márgenes de beneficios altos. Se entiende que esa marca es buena y la psicología es muy fuerte, sobre todo aplicada a nivel colectivo.
  • Precios redondeados a los 95 o 99 céntimos. Cualquiera de estas dos variantes es viable, aunque se suele utilizar la que redondea a 99 céntimos el precio, ya que se ganarían 4 céntimos frente a la otra aplicando el mismo concepto. Si un producto tiene un precio de 19,99 €, el cliente pensará que es mucho más barato que si cuesta 20,00 €. La diferencia de ese céntimo hace ver el precio como que ronda los 10 antes que los 20 por no ver ese primer 2 en la etiqueta.

Desde idnovate ponemos a tu disposición un módulo para la gestión de precios web. Así será más fácil redondear tanto el precio de los productos, como los gastos de envío, hacerlo por categoría, solo con determinadas monedas o en descuentos. Las facilidades que da para aplicar estrategias de fijación de precios de marketing son notorias.

Estrategia de precios dinámicos

Si se va a utilizar esta forma de poner precios a los artículos de una web, lo ideal es que se conozca desde el principio que funciona de esta manera. Los clientes entenderán mejor los cambios y aceptarán los términos en los que cambian. Con esta estrategia se le puede sacar mayor rentabilidad a algo que podría tener un precio fijo.

El mejor ejemplo para entender este dinamismo son las empresas de transporte privado como lo puede ser una aerolínea. Ante determinadas condiciones, los precios cambian, pero al cliente se le sigue mostrando un rango para que escoja el que considere más aceptable. Por ejemplo, el precio de un viaje en avión sufre cambios si es un día de diario, el fin de semana o en festivo. Dentro del mismo día también existe una diferencia horaria.

Estos cambios serán validados por la persona al aceptar cualquiera de los precios. Podrá escoger conveniencia antes que gastar una mayor cantidad de dinero o viceversa. Tener esta elección ayuda al cliente a saber qué está pagando lo justo por un servicio.

Para encontrar más módulos que ayuden a gestionar precios o realizar pagos sigue visitando nuestra tienda. Tenemos todo lo necesario para que comiences tu negocio y despegue.

Comments (0)

No comments at this moment

WhatsApp